Improvisando Viaje

VIAJANDO SOLA

sdnndf.JPG

¡Soy una: Mujer Sola Viajera!
 

Beneficios de improvisar un viaje:

  • Al improvisar un viaje te advienes a lo que sea que puedas encontrarte en el camino, no hay un rumbo definido y puedes elegir qué hacer de acuerdo a tu presupuesto y gustos del momento, 
  • No hay un calendario o preocupaciones de pasajes ya comprados de antemano.
  • No hay preocupación por el tiempo o por llegar al lugar de la entrada comprada con anticipación.
  • Puedes descansar con tranquilidad si comiste algo que te cayó pesado o si es que simplemente quieres hacerlo. 
  • Puedes quedarte en algún sitio tiempo extra de lo que inicialmente pensaste sólo porque descubres la belleza del lugar. 
  • Conoces personajes únicos en el camino. 
  • No reservas cuartos costosos. Llegas a cualquier hora y duermes en cualquier momento. Muchos hoteles hacen descuentos al ver que llegas tarde y que sólo vas a usar un cuarto por pocas horas. 
  • Puedes dormir en buses, ver paisajes únicos por la ventana y pasar de la costa, a la sierra, al desierto, a la selva o al mar sin imaginártelo y sorprenderte a ti misma. 
  • También estás abierta a los consejos de los locales y lugares escondidos que no son turísticos. 

Consejos Viajeros

LAGUNA DE LAS NINFAS.JPG

 

1. Averiguar acerca del clima de los lugares a los que vas a visitar

 Puede que dentro del lugar al que vayas existan microclimas que no tomaste en cuenta. Llevé equipaje para el frío de Cusco, pero no de Alta Montaña y es necesario para escalar la Montaña de los 7 colores. 

 

2. Llevar poco peso.

Siempre se pueden dejar las cosas en algun lugar, pero de preferencia evitar cargar mochilas pesadas. Mucho dolor de espalda.

 

3. Socializar con la mayor cantidad de personas.

Siempre andar prevenida, ya que somos mujeres solas, pero gracias a las conversaciones que tuve obtuve alojamientos, descuentos y sugerencias de lugares que de lo contrario jamás hubiese conocido por mi cuenta.

 

En Tumbes sólamente por conversar con la persona que estaba sentada delante mio en el avión y preguntarle acerca de cómo era la ciudad, me comentó que su primo tenía un alojamiento frente a la playa con un súper descuento por haberlo conocido.

En el bus de Cusco preguntando qué cosa era lo que veía por la ventana averigué acerca de la existencia de la laguna de Huarcarpey que jamás hubiese visitado ya que no aparece en la lista de lugares turísticos populares. 

 

4. Buscar conocidos en los lugares a los que vayas.

Parientes o amigos o amigos de amigos siempre pueden dar un consejo o una mano para cualquier cosa que se necesite.

En la ciudad de Cusco quise saludar a una tía mia lejana porque la recordaba siempre y sin pensarlo terminé alojándome en un departamento nuevo que recién había construido mi prima. En Urubamba me reencontré con un amigo que me hospedó, además de pasearme en moto por lugares inaccesibles al público general. 

 

5. No aceptar cosas de extraños

No aceptar la mano, comida o bebibas de extraños a menos que tu intuición te indique que es lo correcto.

En Cusco un "chaman" me dio la mano en una tienda en señal de amistad y me sentí mareada y muy enferma. Luego me enteré que utilizan una droga que ingresa por la piel. Ellos se ponen un aceite una cera para impedir el paso de la droga por su piel. De esta manera te convencen que te sientes mal debido a que tienes una "mala carga energética" y que puedes contratando pagándoles $$$ por sesión para que te curen milagrosamente. Por suerte estaba en un lugar público y pude salir de la situación. 

 

6. Vivir cada momento al máximo

Los momentos son efímeros. Es mejor atreverse a hacer que a no hacer. En las islas galápagos tuve la oportunidad de bucear, una actividad de la cual estaba aterrorizada por haber tenido una mala experiencia en Máncora, pero definitivamente las cosas que vi bajo el agua hicieron de esta una experiencia inolvidable.